​Sergio Soler denuncia una hostia, merecida. Le dan un soberano guantazo por listo y por pasarse con un trabajador. 

Un juez le da la razón, con peros de por medio, como entender que se llevó un guantazo porque  fue un mecanismo racional de defensa de la persona que le golpeó.  

El señor al que pretendían tomarle el pelo tiene que pagar 30 euros. Creo que por 30 más le daría otra con gran gozo y seguiría repartiendo paquetes tranquilamente. 

Caso #CaraAnchoa 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: