Necesitamos media bolsa de guisantes, una cebolleta o cebolla, una loncha gruesa de jamón, un ajo, una cucharada de harina, un chorreón de aceite, agua y sal.

Para empezar se ponen los guisantes a cocer en agua con un poco de sal. Suelen estar listos en 8 minutos.

Cortar a daditos la cebolleta, el ajo (daditos muy pequeños).

Poner en una sartén el chorro de aceite y calentar. Meter la cebolleta y el ajo, añadir un poquito de agua. Dejar cocer/freír 3-4 minutos a fuego medio.

Echar el jamón, subir el fuego y freír unos minutos hasta justo antes de que quede demasiado dorado.

Añadir una cucharada de harina y remover bien.

Los guisantes ya deben estar cocidos así que antes de que se pegue la harina pon los guisantes y medio baso de la misma agua en la que se han cocido.

Remueve bien y en 3-4 minutos ya puedes servir.

Si eliges guisantes de piel fina están mucho mejor y si el jamón es ibérico más aun.

Buen provecho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: